En este momento estás viendo Altruism

Altruism

Cuando pasé cerca de este poblado por primera vez, fue subido en un tuk tuk, donde hice un rápido recorrido a través de la otra orilla del río Mekong. El propio conductor me comentó que resultaba arriesgado meterme ahí estando solo, ya que era un sector marginado de la sociedad. Se trata de los musulmanes de Phnom Penh, quienes viven en coloridos barcos atracados unos junto a otros en la orilla del río.

Cuando volví a Phnom Penh después de casi un mes de viaje, tenía bien claro el lugar que debía visitar, las palabras del conductor no me iban a echar para atrás y menos después de un mes de relación con la gente de Camboya, de quienes solo puedo decir buenas palabras.

Al ser este mi último día de viaje, tan solo me quedaba el dinero justo para cenar e ir al día siguiente al aeropuerto, de forma que herví dos litros de agua, los metí en una botella y me preparé para andar durante cuatro horas para dar con este exótico lugar. Lejos de tener problemas, pasé uno de mis mejores momentos en este viaje. Me encontré con gente muy unida, muy risueña y divertida, muy dispuesta a ser fotografiada también. Fui bien recibido e intercambié innumerables sonrisas con esta buena gente.

La niña de la esta fotografía se tropezó mientras corría con sus amigos y se puso a llorar a moco tendido. Paseaba este joven tan feliz disfrutando de su helado y al verla llorar no dudó un segundo en agacharse y borrar las lágrimas de su rostro ofreciéndole su helado, la dicha que sentí fue grande al poder presenciar y fotografiar este mágico momento.

Un 90% de los camboyanos son budistas y la población musulmana es inferior al 5%, pero no es esta la razón de su exclusión. Viven en comunidad por decisión propia y es una experiencia única formar parte de ella durante unas horas, jugar con sus niños y reír con los adultos. Se respiraba felicidad en cada rincón siendo un poblado muy pobre y humilde. Algo hacemos mal en el primer mundo ya que carecemos de la unión y apoyo que aquí se prestaban los unos a los otros. La gran ciudad frivoliza y separa, eso es lo que pienso.